Cobros excesivos, mala calidad del servicio y falta de regulación, revela estudio de ODECU sobre estacionamientos públicos

La investigación de la organización de consumidores analiza las tarifas y servicio de estacionamientos en la vía pública de 10 comunas de Santiago. Con esto, además, buscó conocer a las concesionarias a cargo de estos espacios, lo que permitió detectar una preocupante concentración de actores en el mercado.

La falta de una regulación que impida cobros excesivos e injustificados, es una de las principales conclusiones del estudio sobre tarifas de estacionamientos en vías públicas, realizado por la Organización  de Consumidores y Usuarios de Chile (ODECU).

La iniciativa, que contó con el apoyo técnico de la Universidad Tecnológica Metropolitana, evaluó las tarifas impuestas por las concesionarias de 20 estacionamientos dentro de un total de 10 comunas del sector norte, sur, poniente y oriente de Santiago. Para ello, se utilizó la técnica del cliente oculto, estacionando en Las Condes, Vitacura, San Bernardo, Independencia, Santiago, Providencia, Recoleta, Puente Alto, Estación Central y Ñuñoa. De esta forma, se analizaron las distintas modalidades de cobro utilizadas por las concesionarias, y los valores por minuto y por hora cobrados.

El ejercicio permitió identificar tres tipos de modalidades de cobro: por franja horaria, por franja horaria más minuto adicional, y por franja horaria diferenciada. Además se detectó una diferencia de hasta un 80% en las tarifas cobradas. Algo que se puede percibir, incluso, dentro de una misma comuna. Es el caso de Vitacura, donde por estacionar en el sector de Los Cobres de Vitacura, cuesta $15 el minuto. Mientras que aparcar en el sector de Alonso de Córdova con Vespucio, tiene un valor de $27 el minuto.

Pese a lo que se podría pensar, actualmente es más económico estacionar una hora en Las Condes que en la comuna de Santiago o Estación Central. Mientras en estas últimas, el valor de la hora asciende a $1.260, en la primera es de $900.

Para el presidente de ODECU, Stefan Larenas, lo anterior da cuenta de un “negocio desregulado, donde las empresas tienen la posibilidad de imponer tarifas a su antojo, sin un marco que las limite y sin ninguna transparencia de por medio”.

El estudio, además, critica la práctica del “redondeo”, utilizada por las empresas que operan con franja horaria. Ésta permite a las concesionarias cobrar el valor completo de una franja una vez que el cliente ha superado el tiempo de la franja anterior, aunque sea por un minuto. De esta manera, si un conductor se pasa del tiempo mínimo se cobra una tarifa desproporcional en relación al tiempo efectivo de uso. Por ejemplo, en Providencia estar 20 minutos estacionado –el tiempo mínimo de cobro–, tiene un valor de $362, mientras que hacerlo 21 minutos, sube a $724. Para Larenas este redondeo debería ser eliminado: “Se debería cobrar por la utilización real del servicio y no con una tarifa fija. El mecanismo actual representa un cobro abusivo para el usuario”.  En esta línea, el dirigente asegura que “estos cobros ni siquiera se justifican con el servicio, ya que las empresas no se hacen responsables de los daños ni robos que puedan afectar al vehículo de los usuarios”.

Concentración en el mercado

El estudio de ODECU buscó, también, conocer a las concesionarias detrás de los estacionamientos estudiados. Para ello, recabó la información disponible en el portal ChileCompra.cl y los sitios webs de las municipalidades. De esta forma, la organización de consumidores logró detectar una alta concentración en la concesión de los derechos de utilización de los espacios públicos. Así es como se puede ver a la empresa Estacionar S.A., con concesiones en Las Condes, Independencia, Puente Alto y San Bernardo. No es lo único, pues el representante legal de la entidad se repite en otras empresas con permisos en otras comunas, como Ñuñoa y Santiago.

“Acá hay un tema de transparencia que nos preocupa. ¿Por qué existe esta concentración? ¿Por qué un representante legal se repite en otras empresas? ¿Por qué estas empresas establecen precios tan disímiles dentro de una misma comuna o entre comunas?”, cuestiona Larenas. El ingeniero en transporte de la UTEM, Cristián Canales, aporta un dato: “los plazos de concesión son irrisorios, de más de 10 años, incluso”. Es el caso de la reciente concesión otorgada por parte de la Municipalidad de Independencia a Estacionar S.A., el que mantendrá los permisos hasta octubre de 2026.

Propuestas

A raíz de los datos encontrados, ODECU hace un llamado a las autoridades competentes a regular el mercado de los estacionamientos en vías públicas. Para esto, explica Stefan Larenas, “los contratos actualmente en operación deben ser revisados por la Contraloría y transparentados en cuanto a concesionarios, tarifas, niveles de servicio, responsabilidades, entre otros aspectos”.

En la misma línea, Larenas asegura que es necesario “regular y limitar los años de concesión de estos servicios de estacionamientos en la vía pública de forma de acotarlos a plazos razonables”.

El presidente de la organización de consumidores propone, además, que “se prohíba el redondeo y se establezca un mecanismo de cálculo de tarifas al minuto que permita a los municipios establecer bases de licitación acordes al tiempo realmente utilizado”.

Finalmente, la organización de consumidores exige que las empresas concesionadas se responsabilicen por hurtos, robos y/o daños ocasionados en los vehículos estacionados.

Impactos: 100

Artículos relacionados