Estudio de ODECU revela que los pollos marinados tienen el doble de sodio que los pollos no marinados

Investigación de la organización de consumidores midió los niveles de humedad y sodio de trece marcas de carnes de aves, encontrando altos índices de este último en los pollos marinados, los que representan el 84% de la muestra analizada. Por esto, hace un llamado a los consumidores a que opten por el pollo sin marinar, y a las autoridades a que se mejore la regulación.

Preocupantes son los resultados de un estudio sobre pollos con y sin marinado, realizado por la Organización de Consumidores y Usuarios de Chile (ODECU) con la asesoría técnica de la Escuela de Nutrición y Dietética de la Universidad de Chile, los que revelan altos índices de sal en dichos productos.

Un tema no menor considerando que la carne de ave, y en específico el pollo, es la más consumida entre los chilenos, según la Asociación de Productores Avícolas de Chile. Incluso más que la carne de cerdo y de bovino.

El estudio se basó en un análisis de laboratorio a 69 muestras, de trece marcas tanto chilenas como extranjeras, comercializadas en el Gran Santiago. Las pruebas permitieron establecer que el 84% de los productos analizados corresponden a pollos marinados.

El análisis del contenido de sodio permitió determinar que las muestras de pollo marinado doblan, en promedio, al contenido de sodio de las muestras sin marinar. Mientras estos últimos poseen, en promedio, 46,2 mg/100g; los primeros llegan a los 117 mg/100g. Si bien ninguna de las muestras analizadas excede lo normado por el Reglamento Sanitario de los Alimentos (RSA), ODECU alerta por el excesivo consumo de sal que existe en el país.

“Según cifras entregadas por el Ministerio de Salud en 2011, los chilenos consumimos 9,8 gramos de sodio diarios. Cifras ya superiores a los 5 gramos diarios recomendados por la Organización Mundial de la Salud (OMS)”, explica el presidente de ODECU, Stefan Larenas. El dirigente advierte que “si una persona come  una presa de 100 gramos del pollo con mayor contenido de sodio de la muestra analizada, estaría consumiendo medio gramo de sallo que, en el largo plazo, representa un riesgo para la salud”. Por esta razón, llama a los consumidores a “preferir el pollo normal por sobre el marinado y, en caso de que opten por el segundo, no agregarle más sal durante la preparación ni en la mesa”.  Asimismo, convocó a las autoridades para que “se establezcan límites en el marinado de los productos y en su contenido final de sodio”.

Incumplimientos en la información al consumidor

Otro de los aspectos analizados en el estudio, es la información dispuesta en los mesones de locales que venden pollo a granel. De los nueve establecimientos visitados por los investigadores, cinco no exhibían información que los describiera como  a pollos marinados, pese a ser obligatorio.

Para el presidente de ODECU, Stefan Larenas, esta situación no sólo “representa una infracción al RSA, sino que también dificulta la correcta selección de productos por parte de los consumidores”.

Mejores resultados se detectaron en el análisis de rotulado que realizó la asociación de consumidores, tanto en los pollos marinados  como en los sin marinar. En este ítem sólo se encontraron casos aislados de incumplimiento al RSA.

Tal es el caso de dos muestras, de las marcas La Preferida y Don Pollo, en las que no se informó que correspondían a pollo marinado.

El estudio destaca, por otro lado, la necesidad de tener conciencia respecto a que el pollo marinado no es “un alimento natural, sino un producto procesado”. En este sentido, se encontraron pollos a los que se les ha adicionado hasta 11 ingredientes correspondientes a aditivos autorizados.

Además, se detectó que la mayoría de los productos marinados informa que son bajos en sodio, sin embargo, no sucede lo mismo en el caso de los no marinados, dificultando una correcta selección por parte de los consumidores.

ODECU llamó a las empresas a mejorar y respetar la información que, según establece el Reglamento Sanitario de Alimentos, debe estar visible para cada producto, así como a aumentar la oferta de pollo sin marinar, con el fin de que sea una alternativa disponible para la población.

Asimismo, solicitó a las autoridades que se mejoren los descriptores nutricionales para informar al consumidor sobre la presencia de sodio adicionado o la ausencia del mismo.

Las marcas analizadas para el estudio fueron Súper Pollo, Ariztía, Pollos King, Codipra, Santa Rosa, Don Pollo, Jumbo, Tres Arroyos, Cresta Roja, Great Value, Tyson, La Preferida y Pancho Pollo.

Impactos: 631

Artículos relacionados