ODECU: Más de 5.000 vehículos en Chile afectados por el llamado “Dieselgate” del Grupo Volkswagen

La organización de consumidores llamó a los afectados a adherir a la demanda colectiva llenando un formulario en www.odecu.cl 

La acción legal propone tres alternativas de compensación para los afectados: si se puede, reparar los autos; la recompra de los vehículos por parte de los concesionarios; o el pago de una compensación para quien desee quedarse con su auto.

Hasta 40 veces más de lo permitido estarían contaminando en Chile más de 5000 vehículos con motor diésel (TDI), cuyos softwares fueron alterados por el fabricante Volkswagen para engañar los sistemas de medición de emisiones. Afectan a las marcas Volkswagen, Audi, Porsche y Skoda, fabricados entre 2009 y 2015.

La Organización de Consumidores y Usuarios de Chile, ODECU -la misma que participó del caso Papel Tissue y enfrentó a Apple por la llamada obsolescencia programada- lidera ahora una demanda colectiva en contra de las marcas del Grupo Volkswagen, por el escándalo de la alteración fraudulenta de las emisiones de contaminantes, conocido mundialmente como “Dieselgate”.

El fraude de la empresa multinacional Volkswagen fue revelado en septiembre de 2015 y sus máximos ejecutivos de vieron incluso obligados a reconocer que se instaló ilegalmente un dispositivo para cambiar los resultados de los controles de emisiones contaminantes.

Stefan Larenas, presidente de la ODECU, informó que “ya nos hemos reunido con el Subsecretario de Transportes para ponerlo al tanto de la situación, donde se le explicó que el software engaña a las mediciones estáticas con rodillos que se utilizan en las actuales plantas de revisión técnica, cuyos efectos medioambientales reales, de los 5 mil vehículos del “Dieselgate”, se multiplican y equivaldrían a 500 mil autos contaminando en Chile”.

“Es una situación preocupante y hoy ya existe precedente jurídico en Europa y Estados Unidos, incluso Brasil. Según los estudios internacionales presentados en la demanda, los vehículos con motor diésel (TDI) de las marcas Volkswagen, Audi y Skoda fabricados entre los años 2009 y 2015, estarían contaminando hasta 40 veces sobre el límite permitido en Chile”, enfatizó el abogado Sebastián Reyes, del Estudio Jurídico Pérez Donoso que asesora a ODECU.

El propio grupo Volkswagen informó que los afectados en el mundo son alrededor de 11 millones de consumidores que optaron por estos autos con motor Diesel.

Demanda colectiva

La demanda colectiva fue presentada contra Porsche Chile, filial del grupo Volkswagen que importa, homologa y comercializa las marcas Volkswagen, Audi y Skoda. El otro demandando es Ditec que comercializa en Chile la marca Porsche.

Indemnización y reparaciones solicitadas

La demanda colectiva considera los siguientes petitorios en su texto legal: “la reparación de los vehículos que se puedan reparar, un programa de recompra de los autos para quienes quieran cambiarse a tecnologías más limpias y una compensación para los que deseen mantener sus vehículos y repararlos, bajo riesgo que sean retirados si no lo hacen, o los valores de daños que el tribunal determine conforme al mérito del proceso”.

Situación judicial internacional

El Grupo Volkswagen ya ha pagado más de US$ 30,7 mil millones en multas, daños, compensación a inversionistas y actualizaciones técnicas. Una de las mayores acciones legales tuvo su resolución en EEUU, donde en 2016 VW accedió a pagar US$ 10 mil millones en recompra y compensación a 475 mil afectados.

Como consecuencia de esto, en Estados Unidos se crearon 37 cementerios de VW llamados los almacenes de la vergüenza, donde se ya suman más de 350 mil automóviles devueltos por los consumidores.

En Alemania, según la misma Volkswagen, hay unas 50 mil demandas contra la empresa o afiliados, 14 mil de las cuales ya fueron resueltas. Hace unos meses, un tribunal de Bremen –en una demanda individual- condenó a VW a devolver al consumidor el precio de compra del auto.

El gran número de demandas individuales se explica porque, recién en noviembre de 2018 entró en vigor una ley en Alemania que permite las demandas colectivas contra multinacionales (gatillado por el Dieselgate), y desde entonces más de 370 mil personas se sumaron a Class Action liderada por la Central Federal de Organizaciones de Consumidores, VZBV.

Aunque no hay decisión todavía, a fines de febrero la corte en Alemania declaró que el software “engañador” debe ser considerado un “defecto”, lo que se convirtió en un espaldarazo a las exigencias de los consumidores. Otra demanda fue presentada por el grupo de servicios legales MyRight, que representa a unos 35 mil dueños de VW en Alemania, y que exige una compensación de más de 800 mil euros por cada afectado.

En Sao Paulo (Brasil), la organización de consumidores ganó el juicio contra la empresa, que tuvo que pagar el equivalente a $ 10 millones de pesos chilenos como compensación a cada afectado. Se ordenó también el retiro de las camionetas Amarok, y el pago de US$20.000 aprox. a cada dueño de ellas afectado por el caso.

Impactos: 2934

Artículos relacionados