Las Tarjetas de Prepago no bancarias aportarán a la inclusión financiera de los chilenos

La Superintendencia de Bancos e Instituciones Financieras, SBIF, publicó las circulares con las normas para que entidades no bancarias, como cooperativas, multitiendas, supermercados, e incluso el Metro puedan ofrecer este tipo de instrumentos.

La Superintendencia de Bancos e Instituciones Financieras, SBIF, dio el vamos para que las empresas “no bancarias” puedan emitir sus propias tarjetas de prepago.

Este nuevo instrumento financiero permitirá que los usuarios puedan depositar su dinero, realizar transferencias y comprar en el comercio. En palabras simples, será una especie de billetera electrónica.

Empresas como el Metro de Santiago, las Cajas de Compensación y Cooperativas, entre otras, podrán, por ejemplo, emitir una tarjeta “al portador” (también conocida como “innominada”), la que podrá ser recargada con hasta $20 mil.

Además, la normativa permitirá que otros plásticos no recargables, cuenten con un monto máximo de $100 mil.

En tanto, las tarjetas “nominadas”, que estarán asociadas a una cuenta y una identidad, podrán ser cargadas hasta con $500 mil, esto si se hace a distancia. Sin embargo, si se contrata en persona o con firma electrónica, no tendrán límite de carga.

En este contexto, Stefan Larenas, Presidente de la Organización de Consumidores y Usuarios de Chile, ODECU, señaló que este tipo de iniciativas “promueven y aportan a la inclusión financiera de los chilenos que no están bancarizados. Además, al ser un instrumento que cuenta con su propia normativa, los consumidores y usuarios podrán utilizarlas en forma segura y confiable en los comercios establecidos”.

El Presidente de ODECU agrega también que estas tarjetas permitirán disminuir el uso de efectivo, lo que “contribuye a operaciones más seguras, sin la necesidad de cargar grandes cantidades de dinero. Además si la persona ya no quiere usar la tarjeta entregada por una institución, basta con que no le cargue más dinero y listo, nadie estará obligado a tener siempre la misma tarjeta, ni a realizar algún pago por su cambio”.

Finalmente, las empresas pueden postular a emitir estas nuevas tarjetas deberán cumplir con un requisito de capital y reserva de 25 mil UF (alrededor de $660 millones), además de estar registradas en la SBIF.

Artículos relacionados

Leave a Comment